Blogia
La Otra

En el baño

Ustedes me disculparán esta ausencia del blog durante estos meses. Estoy recorriendo México por cuestiones de trabajo y vivo de hotel en hotel. A algunos puede parecerle maravilloso: te lavan la ropa, te hacen la comida, limpian tu baño, cambian las toallas y la cama está siempre hecha. Pues no.

En el hotel en el que estoy hoy, Paraíso del Desierto Grand Hotel (no, no está en el Caribe), he conseguido, después de varias llamadas, cambios de habitación y 4 días de dolor de cabeza, tener conexión a Internet en el cuarto.

Me he puesto tan contenta que he pedido la cena. Algo simple, un sandwich y un Sprite. El mesero sube a los 15 minutos. Firmo la cuenta y se va. En ese momento, veo que el Sprite, una botella de 355 ml, tiene todavía la chapa puesta. Miro en el mueble del minibar, dentro del minibar, debajo del minibar, en los cajones. Nada. Llamo a recepción y una señorita muy amable me dice que enseguida manda a alguien para que me den un abridor.

Espero. Otros 15 minutos. Desarrollé una paciencia infinita hace unos años que creo que no me hace ningún bien. Vuelvo a llamar y la misma señorita me dice: "Está en el baño". Silencio. "¿En el baño?". "Sí, -dice toda tranquila ella- al lado de la secadora de pelo". Órale, ¿cómo no se me había ocurrido ir con mi botella de 355 ml al baño y descorcharla con una especie de hierro que hay al lado de la secadora de pelo?.

Si es que a las de Teruel no nos tendrían que dejar salir de casa. Con su permiso, voy a cenar.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Gonzalo -

¡Qué bueno que retomes el blog! Lo de recorrer México suena muy bien, lo del Paraiso del Desierto ya no tanto. Da alguna pista de por donde más o menos caes. Un beso.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres